Pedro Ruy-Blas – Cantante, compositor, actor

 

Read the interview in English

 

 

 

“Sentirse aprendiz es el estado más hermoso en el que un artista puede encontrarse a sí mismo”

 

Pedro Ruy-Blas es cantante, compositor y actor. Su trayectoria de más de 50 años en el mundo de la música lo hace uno de los principales referentes en España. Ha compartido escenarios con los músicos más importantes de jazz obteniendo reconocimiento y éxito nacional e internacional, siendo parte fundamental de la historia de la música. Gracias a la calidad de su voz, sus dotes interpretativas y su tesón, ha sido elegido para participar en exigentes producciones de Teatro Musical como Jesucristo Superstar, Los Miserables o Cats entre muchas otras, dejado siempre una huella imborrable en el público.

Su secreto para continuar en este complejo mundo es seguir aprendiendo y no dar nada por supuesto. En esta entrevista nos desgrana sus impresiones sobre la profesión y su especial relación con el jazz. Conversar con él para YanMag es un placer y un privilegio.

 

 

– Llevas 50 años como profesional en el mundo de la música ¿cómo consideras que has evolucionado? ¿qué ha cambiado en tu manera de trabajar y en el entorno desde que comenzaste?

Realmente ya he sobrepasado esos cincuenta añadiendo tres más. A veces me sorprendo al caer en la cuenta, porque han pasado como una exhalación. Afortunadamente, he vivido experiencias maravillosas y muy diferentes entre sí. Me ha dado tiempo de hacer muchas cosas.

Hace pocas semanas estuve viendo Kowloon un espectáculo audiovisual de LRM Performance magnífico en lo que actualmente se conoce como la Casa de Vacas del Parque del Retiro. Una vez allí, no pude evitar recordar que las primeras veces en que canté como profesional, incluso cobrando dinero, fueron en aquel lugar cuando aún era una sala de fiestas muy señorial que se llamaba Pavillón, en una orquesta dirigida por un par de músicos cubanos en bodas y alguna que otra comunión cuando yo tan solo tenía dieciséis años y me contrataron como cantante “ye-ye” para interpretar algunos temas mas juveniles, entre el típico repertorio de pasodobles, cha.cha-cha, tangos y como no La conga de Jalisco.

Las diferencias entre el ayer, el hoy y el mañana, son casi infinitas, lógicamente, no solo en el ámbito de mi profesión, y como decía Roy Batty, el replicante en la película Blade Runner: “He visto cosas que ustedes nunca hubieran podido imaginar” (risas)

Yo mismo, en aquellos comienzos, después de lo ocurrido socialmente en los sesenta y setentas, y los logros conseguidos en innumerables aspectos, nunca hubiese podido creer el grado de involución y mediocridad en la que se encuentra actualmente gran parte de nuestra sociedad.

 

 

– ¿Qué es el jazz para ti y por qué lo elegiste frente a otros estilos? 

En mi caso, el jazz es la consecuencia de haber cantado Rhythm and Blues durante algunos años de mi juventud. Una especie de quid pro quo. La extensión de aquellos años en que fui cantante de Los Canarios, un grupo de soul muy potente, con quienes me curtí en ese maravilloso estilo musical que acabó imprimiendo en mi cierto carácter que me condujo a encontrarme con el jazz a medida que fui madurando .

Por otro lado, el jazz es una idealización. Una especie de entelequia que presupone para algunos la cota mas alta a alcanzar como vocalista o como instrumentista. No en vano, se trata del movimiento musical más importante del siglo XX.

En la actualidad, escucho y leo a menudo entrevistas de jóvenes muchachas y en menor medida muchachos, expresando que su meta más alta sería cantar jazz algún día. Entonces me pregunto a mí mismo ¿de dónde sacaran estos jóvenes esa pretensión, esa expectativa? Cantar jazz y hacerlo con fundamento es muy costoso, supone un camino arduo de veras; en él hay un componente lírico muy necesario e importante y por otro lado ha de estar unido a otra raíz, el blues, dos formas de arte que en principio pueden parecer contrapuestas entre sí. Cantar jazz no es solamente hacer scat como muchos creen, exige mucha entrega y hay que renunciar a muchas cosas y poseer un corazón fuerte. Más aún si has nacido aquí. Y pienso…no saben en que lío se meten. Sin embargo, puedo escuchar la respuesta en mi propio corazón, y entonces comprendo sus anhelos.

 

“El jazz es una idealización. Una especie de entelequia que presupone para algunos la cota mas alta a alcanzar como vocalista o como instrumentista”

 

“No saben en que lío se meten. Sin embargo, puedo escuchar la respuesta en mi propio corazón, y entonces comprendo sus anhelos”

 

– ¿Qué supuso para ti tu estancia en Nueva York durante un año a principios de los ochenta y qué te cambió como artista y como persona? 

Los norteamericanos pueden ser los mejores o los peores. Cuando hacen bien las cosas no hay nadie que les supere, como es lógico, ésa es una de las caras de la misma moneda, la otra es que pueden llegar a ser muy ignorantes y mezquinos. Yo siempre he simpatizado con Norteamérica. New York es excitante, si tienes dinero para poder vivir y mantenerte en un buen status es una ciudad maravillosa, todo son sonrisas y miles de cosas estupendas que ver, hacer, experimentar, conocer. En caso contrario, siendo como es la central mundial del consumismo y la mezcla de etnias y culturas, si no tienes algunos dólares en el bolsillo para costearte una mínima zona de confort, puedes echarte a temblar. Allí, todo tiene una mayor dimensión. El bienestar y la miseria pueden ser gigantescos.

Al decir esto, alguien podría contestarme que es igual en cualquier parte, a lo que yo a mi vez respondería: ve a comprobarlo por ti mismo y después hablamos.

Aun así he de decir que yo amo a New York y que allí pasé muchos de los momentos mas hermosos de mi vida.

 

“En Nueva York todo tiene una mayor dimensión. El bienestar y la miseria pueden ser gigantescos”

Pedro Ruy Blas. Portada del álbum "El Americano"
Diseño de portada: Pedro Ample Jr. Fotografía: Noah Shaye

“Amo a New York, allí pasé muchos de los momentos mas hermosos de mi vida”

 

 

– Has trabajado siempre acompañado de los mejores músicos, como Paco de Lucía, Jorge Pardo, Peer Wyboris, Dave Thomas, Jean-Luc Vallet, Tomás San Miguel, Bob Sands, Horacio Icasto, Antonio Serrano, Rubén Dantas, Teddy Bautista, Noah Shaye, Reinier Elizarde “Negrón”, Carles Benavent, Joan Albert Amargós, Pedro Sarmiento, Frances Capella, David Simó, Manel Santisteban, Pepe Torres, Nono García, Larry Martin o Israel Sandoval, entre muchos otros, asistiendo a los principales festivales de jazz ¿qué recuerdos tienes de estos conciertos?

Son muy numerosos, no podría destacar alguno en concreto y hacerlo sería alargarme excesivamente. Muchos de esos recuerdos están llenos de entusiasmo, de coraje, de entrega y a veces, ¿porqué no decirlo?, de inconsciencia.

Me siento honrado por que mi nombre figure en el historial de innumerables festivales de jazz, e incluso de haber estado en ellos en su primera edición como por ejemplo Guetxo, Vitoria, San Javier, o de haber participado dos veces en el de Donosti, tres ediciones en el de Madrid, Terrassa, y un largo etc.

He tenido el privilegio de trabajar con los mejores músicos del país, y de haberme ganado su respeto y afecto. Ése ha sido uno de los mejores regalos que me ha dado la vida.

 

“He tenido el privilegio de trabajar con los mejores músicos del país, y de haberme ganado su respeto y afecto”

 

“Ése ha sido uno de los mejores regalos que me ha dado la vida”

 

 

– Una parte importante de tu carrera se ha desarrollado como intérprete en los musicales Jesucristo Superstar, Los Miserables, La Bella Helena, La Maja de Goya o Cats además de otros ¿cuál fue el musical en el que más te emocionó participar? ¿resultó muy agotador subir al escenario varias veces al día durante meses en producciones tan complejas?

Cualquiera de esas participaciones en el Teatro Musical crearon en mí una gran emoción. Todos fueron una experiencia inolvidable que me llevaron a sentir un gran amor por el teatro.

Cada uno de los musicales en los que intervine, los obtuve por oposición, presentándome como uno mas a castings casi siempre de gran exigencia y mucha competitividad. Nunca conseguí papel alguno en esas obras por decreto y francamente, me siento orgulloso por ello.

El papel de Jean Valjean en la primera versión en España de Los Miserables (en el año 1992), al que accedí tras superar durante dos años innumerables y difíciles pruebas, tiene un lugar especial en mi corazón, no solamente por las agotadoras 645 funciones en las que intervine. Sobre todo por haber formado parte de una de las historias más hermosas escritas por el gran humanista Victor Hugo y haber podido participar en uno de los musicales más importantes de la historia, en el que no hubo ni una sola de aquellas funciones en las que intervine, en que no sintiera una enorme emoción haciendo mi trabajo.

Sí, sin duda alguna, el Teatro Musical, con el rigor de un mecanismo de precisión con que las producciones británicas y norteamericanas son llevadas a cabo, su día a día te deja exhausto, aunque a cambio, te otorga formar parte de un espectáculo de gran calidad, lo que como contrapartida significan, enormes estímulos y satisfacciones, junto al cariño imborrable por aquellos que fueron compañeros de fatigas.

 

“El papel de Jean Valjean en la primera versión en España de Los Miserables tiene un lugar especial en mi corazón”

 

“No hubo ni una sola de aquellas funciones en las que intervine, en que no sintiera una enorme emoción haciendo mi trabajo”

 

 

 

– Has grabado y producido numerosos discos junto a diferentes músicos, con éxito y reconocimiento nacional e internacional ¿es fácil la comunicación con artistas tan diferentes?

Sí lo es, porque el lenguaje de la música nos hace a todos ser mejores personas y entre los músicos suele crearse un vínculo muy fuerte que a menudo, ni la distancia ni el tiempo logran deshacer.

 

Este año has publicado Homo Ludens, tu primera experiencia en grabar en tu estudio un disco completamente en solitario ¿de qué manera te has sentido trabajando sin la colaboración de otros músicos?

Me inicié en el manejo de los instrumentos MIDI y los secuenciadores en 1987. Primero con un ordenador Atari, después me pasé a Mac y ya no he dejado de trabajar en alguno de los modelos que han aparecido secularmente. Cuando llegó el momento de elegir si subirme al tren de la tecnología y de Internet o no hacerlo, afortunadamente, después de pensarlo bien elegí emprender el viaje.

Esas herramientas desde entonces han evolucionado intensamente y a veces fue difícil aprender a manejarlas -y continúa siéndolo-, sin embargo, ha merecido la pena. Realmente para un músico, un secuenciador, por ejemplo Cubase que es después del Atari el que siempre he utilizado, es un excelente cuaderno de notas en el que dar forma a composiciones, grabar diferentes instrumentos y acercarte al sonido y al arreglo que te gustaría, para después ser interpretado por músicos de carne y hueso.

Ésa siempre ha sido y de algún modo será mi filosofía, apuntes para mostrar después a los músicos. Sin embargo, en el proceso, al menos yo, he llegado a trabajar intensamente en muchas composiciones que por distintas razones están destinadas a permanecer en el fondo de un cajón para los restos. Un día me pregunté: ¿porque no dejarlas salir a la luz? ¿qué tendría de malo hacerlo? tal vez con sus virtudes y defectos podría ser que tuviesen un valor añadido al estar íntegramente interpretados por mi todos los instrumentos, ideas, sonidos, percusiones, arreglos, mezclas, etc. Y además, a mí me gustan, les tengo cariño, entonces…¿Porqué no? ¿Porqué dejar que se pudran en la oscuridad del fondo de un cajón?

 

Álbum "Homo Ludens" de pedro Ruy Blas
Diseño de portada: Pedro Ample Jr. Foto: Dani García Bruno

 

– ¿Qué proyectos te gustaría realizar en el futuro? ¿con qué profesionales te gustaría colaborar de nuevo y qué otros te gustaría trabajar?

Francamente, no tengo ni la menor idea. En mi caso siempre unos proyectos se se han superpuesto a otros. Hay proyectos que por diversas circunstancias y aún siendo importantes, se quedan en una especie de limbo, y y otros se anteponen y toman la delantera. Depende en gran parte de circunstancias a veces inesperadas.

En la actualidad, la música en España es una incógnita. Ahora, esta profesión está llena de incertidumbre, por lo tanto, procuro no crearme expectativas, y voy sobre la marcha. Por otro lado, llevo algo mas de un año escribiendo mis memorias compaginándolas con el trabajo de composición en mi homestudio aunque no con la intensidad habitual, pues como decía, ahora ha tomado la delantera escribir, que me ocupa mucho tiempo. También suelo tener ensayos con los músicos que actualmente me acompañan en algún que otro concierto.

La próxima primavera, un productor discográfico en Dinamarca quiere editar un vinilo con una serie de temas instrumentales realizados íntegramente por mi con mi ordenador y mis instrumentos virtuales, en el que la mayoría de los temas fueron hechos durante los años ochenta. Creo que el disco se titulará: Pedro Ruy-Blas – CyborgDolores. Este productor, a través de su sello discográfico, edita sus vinilos en U.S.A, Inglaterra, Japón, Francia, Alemania, etc. La idea de volver a ver un disco mío en vinilo me complace, pues nunca pensé que algo así volviera a ocurrirme.
Son muchos los músicos con quienes trabajé a lo largo de mi carrera, de todos he aprendido musical y humanamente. Con cualquiera de ellos trabajaría de nuevo sin pensarlo.
Además en la actualidad hay muchos jóvenes con gran talento con los que también me gustaría hacer música. Lo verdaderamente importante es que haya lugares, producciones y oportunidades para todos, que nos permitan trabajar y conocernos.

 

“Lo verdaderamente importante es que haya lugares, producciones y oportunidades para todos, que nos permitan trabajar y conocernos”

 

 

-¿Qué consejo le darías a un músico que comienza en este momento? ¿Es más complicado el mundo de la música ahora que cuando empezaste?

No estoy muy seguro de como responder a esto. A veces pienso que sí. Lo que ocurre es que para poder valorarlo es necesario tener una visión holística de la situación actual, y a mí no me es posible. Ahora sí que puedo mirar y entender la fotografía entera de lo sucedido durante varias décadas anteriores al presente, pues es el tiempo el que te permite contemplar las cosas con mas perspectiva, a más distancia, y de ese modo poder ver la interrelación de unos hechos con otros y formar una opinión mas objetiva. El presente esta demasiado cerca de mis narices, de mis ojos y me obliga a verlo todo pixelado. El presente siempre es incierto y por otro lado, yo apenas tengo ya certeza alguna. A cualquier persona que comienza en su profesión, sea la música o cualquier otra cosa, tan solo le diría que intente dejarse la piel en el empeño. La suya y no la de otros.

 

Pedro Ruy Blas. Cantante, compositor y actor. Foto pedro Rebollo
Fotografías: Pedro Rebollo

“A cualquier persona que comienza en su profesión, sea la música o cualquier otra cosa, tan solo le diría que intente dejarse la piel en el empeño. La suya y no la de otros”

 

– Después de tantos años en la profesión ¿cuál consideras que es tu ética en el trabajo?

Respeto por mi profesión. Respeto por cualquier músico, por cualquier intérprete sea del estilo que sea.

No dejar nunca de ser un aprendiz, pues este es el estado más hermoso en el que un artista puede encontrarse a sí mismo.

Pobre de aquel que piensa que ya lo sabe todo y se contenta con imitarse a sí mismo. Sin humildad, sin inocencia, solo hay soberbia y megalomanía. Demasiada, por desgracia.

 

– ¿De qué manera te gusta disfrutar de tu tiempo cuando no estás trabajando?

Leer, escuchar música, conversar con los amigos, el teatro, el cine, aunque este últimamente, salvo honrosas excepciones, ha sido desplazado a mi modo de ver, principalmente por HBO y algunas otras cadenas de TV por cable con series de gran calidad. Desde el inicio de The Sopranos, soy adicto a muchas series.

 

– Un deseo que te gustaría se hiciera realidad

Después de toda época de decadencia, surge un renacimiento. La historia así nos lo revela. Me gustaría llegar a presenciarlo pronto, a poder vivirlo aunque fuese por poco tiempo.

 

 

“Me gustaría llegar a presenciarlo pronto, a poder vivirlo aunque fuese por poco tiempo”

 

Más información

Pedro Ruy Blas

 

 

 

 

Catregory

0 comments