Denisa Praje – Psicóloga

 

 

Denisa-Praje-Psicologa-Sanitaria-Conductismo-YANMAG-Foto-Berta-Delgado

«Los problemas psicológicos son problemas sociales»

 

 

Denisa Praje es psicóloga sanitaria especialista en trastornos de la conducta alimentaria. Cada día reflexiona a través de las redes sociales sobre psicología y sociedad además de sus sensaciones  y aprendizajes en consulta con los pacientes. Le caracteriza un tono cercano y amable, muchas veces con sentido del humor pero siempre sin perder un ápice de precisión, profesionalidad y empatía. Todos estos aspectos hacen que conecte fácilmente con sus miles de seguidores y que se haya convertido en referencia en redes sociales dentro de su profesión. Conversamos con ella y descubrimos una mirada más amplia y sensible sobre los problemas psicológicos individuales y su relación con la sociedad.

 

– ¿Por qué decidiste dedicarte a la Psicología y cómo ha cambiado tu manera de interpretar el entorno?

Cuando estaba en el colegio descubrí la figura de la psicóloga clínica porque uno de mis vecinos iba a terapia y me contaba, me parecía interesantísimo y le hacía muchas preguntas acerca de qué hacían ahí. Creo que también influyeron las series en las que aparecían psicólogas, por ejemplo, La Pecera de Eva. Creo que era una niña muy sensible, que tendía a ayudar, mediar en conflictos, que consolaba cuando otros niños estaban tristes y que por eso encajaba en mi idea de lo que imaginaba que hacía una psicóloga. Además, a mí me inquietaban los temas relacionados con por qué nos comportamos como lo hacemos, por qué sentimos lo que sentimos… recuerdo leer las revistas que compraba mi madre en las que buscaba los consultorios o secciones en las que se aconsejaba acerca de algún aspecto vital.

La psicología ha cambiado por completo mi forma de interpretar el entorno. Sobre todo el enfoque más conductual, con el que he aprendido las leyes que rigen nuestro comportamiento, la importancia del contexto y de nuestra historia de aprendizajes. Es difícil ver el mundo con otra mirada teniendo estos conocimientos.

 

«La psicología ha cambiado por completo mi forma de interpretar el entorno. Sobre todo el enfoque más conductual»

 

Denisa Praje - Psicologa. YANMAG. Foto Berta Delgado

«Es difícil ver el mundo con otra mirada teniendo estos conocimientos»

 

– Eres de origen rumano ¿cómo ha sido para ti trasladarte a vivir en España?

Sí, yo nací en Baia Mare y mis padres son de origen rumano también, casi toda mi familia. Vine a España con 4 años, así que toda mi vida la he pasado aquí. Era muy pequeña y recuerdo la frustración de no entender el idioma, pero me adapté y aprendí.

A día de hoy sigo teniendo muy presente de dónde vengo, aunque ya esté “españolizada”. España es un sitio en el que me quedaría a vivir para siempre, vuelvo de vez en cuando a Rumanía, aunque con la situación covid llevo mucho tiempo sin ir, y lo echo de menos: las montañas, los paisajes, respirar fresco, la comida, la rutina tranquila, mis abuelos…

 

– ¿En qué momento laboral te encuentras?

Estoy en un momento laboral muy ilusionante y quiero aprovecharlo todo lo que pueda. Estoy aprendiendo muchísimo.
Actualmente estoy trabajando en Movêre Psicología, que forma parte del Centro Enaltea, un centro de psicología y nutrición. La parte de psicología la conforma Movêre donde estoy muy bien acompañada por otras psicólogas y guiada por amigo y jefe Carlos Moratilla. Me estoy especializando en problemas de la conducta alimentaria, que es lo que más estoy tratando en consulta, pero también tocando otros asuntos.
No tengo prisa por tener más pacientes y hacer muchas cosas, estoy yendo al ritmo que necesito para crecer y lo estoy disfrutando.

 

«No tengo prisa por tener más pacientes y hacer muchas cosas»

Denisa Praje - Psicologa. YANMAG. Foto Berta Delgado

«estoy yendo al ritmo que necesito para crecer y lo estoy disfrutando»

 

– Realizaste prácticas en el SAMUR y también en el Hospital Doce de Octubre de Madrid ¿cómo fueron estas experiencias para ti y que aprendiste? ¿hay suficiente atención psicológica en la sanidad pública?

Para mí, la experiencia de guardias en SAMUR ha sido increíble más allá de lo académico y profesional, como algo vital. Creo que es la primera experiencia que me conectó con la muerte y las tragedias, con todo lo que eso implica a nivel personal y existencial. Aprendí mucho y me topé con unos sucesos que no voy a poder a poder ver en el contexto de la consulta, pero en la que sí podré aplicar habilidades y aprendizajes que me llevé de estar ahí.

También aprendí mucho en las prácticas del hospital y el centro de salud mental. No hay suficiente atención psicológica en la sanidad pública, seguiremos reivindicando recursos. Todo el mundo debería poder tener acceso digno a terapia.

 

«es la primera experiencia que me conectó con la muerte y las tragedias, con todo lo que eso implica a nivel personal y existencial»

 

Denisa Praje - Psicologa. YANMAG. Foto Berta Delgado

«Todo el mundo debería poder tener acceso digno a terapia»

 

 

– ¿Cuándo es el momento en el que se debe pedir ayuda psicológica?

Se debe pedir ayuda psicológica cuando existe un sufrimiento intenso y frecuente que está afectando en el día a día y en ámbitos importantes para la persona (familia, pareja, amigos, estudios, trabajo, sueño, alimentación…) y no se poseen herramientas con las que solucionarlo.

 

– ¿Cómo debe ser la relación de la psicóloga con el paciente y qué deben esperar uno del otro? ¿te afectan de alguna manera las sesiones con los pacientes? ¿cómo se gestiona la empatía?

La relación psicóloga-paciente debe ser, en un sentido, parecida a otras relaciones: empatía, cuidado, comunicación de necesidades, expectativas y conflictos… y distinta en otros: la intervención  ofrecida es unilateral, no existe relación de amistad, familiar ni romántica y estos roles deben estar claros porque no deja de ser un servicio sanitario. Esto es lo que la hace peculiar. Yo estoy descubriendo que el vínculo terapéutico es distinto a cualquier otro, pero que no deja de ser un vínculo y eso implica también afecto. Tengo muy presentes a mis pacientes fuera de consulta: pienso cómo estarán, hay cosas que me recuerdan a ellos, se me ocurren ideas que hacer o comentar en la siguiente consulta, sin embargo, por los límites que se deben mantener, no les envío un wasap preguntando qué tal o contándoles qué me ha hecho pensar en ellos, como haría de forma natural con otro vínculo. Es raro, pero es bonito así, y sobre todo, que es lo importante, es terapéutico y beneficioso que se dé así.
El paciente debe esperar de su psicóloga que le explique cómo trabaja, en qué consiste la terapia, que le dé una explicación de por qué se mantiene su problema y cuáles son las variables a intervenir, que sea honesta con lo que se puede hacer o no, que tenga empatía y cuidado y respete el código deontológico. Por otro lado, nunca me he planteado qué debe esperar una psicóloga del paciente… tendría que preguntarme qué espero yo de mis pacientes, quizás compromiso con el proceso terapéutico, pero me quedo pensando.
Sí me afectan las sesiones con los pacientes. Últimamente me he etiquetado como sesiones-dependiente: los días que las sesiones van bien, estoy bien, los días que considero que “van mal” o que alguien está muy mal, noto que estoy de bajón. Esto es algo que estoy intentando manejar para que no interfiera tanto, no con la idea de que no me afecten para nada, sino con que no ocupen el resto del día y sobre todo, intentando no personalizar y atribuir a mi trabajo las recaídas, los procesos lentos o difíciles. Igualmente, llevo poco tiempo en esto, me estoy intentando adaptar y dedicarme a esto está siendo todo un desarrollo para mí a nivel personal.
Durante las sesiones, intento estar muy enfocada en los procesos del paciente, más que en cómo me están afectando estos a mí. Esto me permite no desbordarme en momentos en los que mi atención y recursos tienen que ir dirigidos a la persona. Después, ya habrá momento para pensar en cómo me afecta y de hecho, creo que es deseable preguntárselo.

 

«el vínculo terapéutico es distinto a cualquier otro, pero que no deja de ser un vínculo y eso implica también afecto»

 

Denisa Praje - Psicologa. YANMAG. Foto Berta Delgado

«Tengo muy presentes a mis pacientes fuera de consulta»

 

– ¿Cómo trabajas en consulta y fuera de ella?

En consulta depende de cada caso. La conversación que se da dentro de consulta no es como otra cualquiera: la psicóloga hace psicoeducación, le devuelve a la persona una explicación de lo que le está ocurriendo, hace preguntas buscando información o fomentando que la persona llegue a alguna reflexión valiosa y movilizadora, a alguna conclusión o decisión que tomar. Cada respuesta que da la psicóloga va encaminada a reforzar conductas deseables o castigar y extinguir (en el sentido de reducir frecuencia) las problemáticas. Cuando la psicóloga sonríe o dice: “¡Qué bien!” al decirle que por fin has logrado enfrentarte a ciertos miedos, más allá de lo genuino que pueda ser el gesto, lleva la intención de que se vuelva a repetir. Fuera de sesión, reflexiono sobre el caso, reviso el informe (las notas tomadas en sesión), ordeno y concreto la lista de problemas, busco explicaciones del origen y el mantenimiento del problema, a través de una herramienta llamada análisis funcional. Derivada de esta explicación, oriento hacia dónde deben ir las sesiones y trato de establecer unos objetivos conjuntos. Por otro lado, con algunos casos que considero difíciles, hago supervisiones con mis compañeras y sobre todo con mi jefe.

 

«la psicóloga hace psicoeducación, le devuelve a la persona una explicación de lo que le está ocurriendo»

Denisa Praje - Psicologa. YANMAG. Foto Berta Delgado

«Cada respuesta que da la psicóloga va encaminada a reforzar conductas deseables o castigar y extinguir (en el sentido de reducir frecuencia) las problemáticas»

 

– ¿Cómo se enfoca la terapia con un paciente cuando sus circunstancias económicas y sociales son las causantes de su desequilibrio?

Para mí es muy frustrante, porque los psicólogos muchas veces funcionamos como parche, o ni eso. Sin embargo, se dice mucho esto de: “Tú no necesitas un psicólogo, necesitas un sindicato”, pero para organizarse, pedir derechos y militar, muchas personas necesitan la energía para hacerlo o necesitan solucionar ciertos sufrimientos que hacen de barrera a la hora de hacerlo, por ejemplo: ansiedad intensa y frecuente que limita la vida de la persona, ansiedad social, ataques de pánico, no salir de la cama por un estado depresivo, ideación suicida, rutina desestructurada, problemas interpersonales, problemas de comunicación…
La psicóloga sí tiene herramientas para todo esto, con las que la persona pueda movilizarse hacia otro lugar. Yo en consulta he animado a ciertas personas a ocupar este tipo de espacios más emancipadores, pero antes o a la vez, ha sido necesario el espacio terapéutico donde aprender a manejar dificultades que eran resultado no solo de las circunstancias estructurales, sino de la historia particular de la persona.

 

«para organizarse, pedir derechos y militar, muchas personas necesitan la energía para hacerlo o necesitan solucionar ciertos sufrimientos que hacen de barrera a la
hora de hacerlo»

Denisa Praje - Psicologa. YANMAG. Foto Berta Delgado

«La psicóloga sí tiene herramientas para todo esto, con las que la persona pueda movilizarse hacia otro lugar»

 

 

– ¿Por qué decidiste especializarte en trastornos de la alimentación?

Mi interés por los trastornos de la conducta alimentaria surgió de una forma muy orgánica y personal. Estos problemas, sobre todo los que se engloban dentro de la anorexia y la bulimia nerviosa, ilustran muy bien cómo los problemas psicológicos son problemas sociales, así que me obliga a mantenerme atenta a la cuestión de género, económica, cultural… junto con el análisis psicológico. Esto es algo que siempre me ha gustado porque se encuentra en un mismo problema distintos intereses desde distintos niveles.

 

– ¿Qué valores se asocian a un cuerpo normativo y por qué se penaliza a las personas que no lo tienen?

Hay un cuerpo, delgado y tonificado, que está asociado a éxito, felicidad, confianza en una misma, deseabilidad social, oportunidades… esta asociación la hemos aprendido en mayor o menor medida todos, porque desde pequeños y desde distintas esferas nos han bombardeado con esto. Las consecuencias son insatisfacción corporal generalizada, en
especial en las mujeres, que son el género del que más se espera que tengan y mantengan un cuerpo concreto.

 

«Hay un cuerpo, delgado y tonificado, que está asociado a éxito, felicidad, confianza en una misma, deseabilidad social, oportunidades»

 

– ¿Qué proyectos te gustaría realizar en el futuro y cómo te ves dentro de 10 años?

Me gustaría seguir participando en algo más grande que ayude respecto a los problemas de alimentación: talleres, formación, una asociación, un centro de día, un libro, un manual…
Dentro de 10 años me sigo visualizando con pacientes, en una consulta, acompañando en procesos terapéuticos, cada vez con más herramientas, habilidades y aprendizajes.

 

– ¿A qué dedicas tu tiempo cuando no trabajas?

Cuando no trabajo le dedico mucho tiempo a las personas a las que quiero. Los fines de semana los exprimo mucho a nivel social haciendo planes. Entre semana, si tengo algún hueco, aprovecho para ver a personas con las que darme un respiro. Últimamente he conocido a personas importantes y se me ha agrandado el círculo social y el amor que dar, me siento muy afortunada y es algo que me hace feliz y que para mí es prioritario. Por otro lado, cuando estoy sola, paso mucho tiempo en redes sociales, esto es algo que me gustaría reducir, en parte las disfruto y además creo contenido que me interesa y entretiene, aunque me quita tiempo que le podría dedicar a cosas más valiosas para mí.

Creo que me caracteriza mucho lo presente que está la música en mi día a día: soy una friki de las playlist, tengo una para cada situación, mi entorno me hace bromas con la idea de no poder hacer algo sin la canción exacta de fondo. Disfruto de la música, sobre todo la actual, estoy pendiente de lo que va saliendo, sobre todo en la escena más “urbana”, me gusta ir a conciertos y festivales.

Y también estoy retomando la pintura, es algo que practico de manera autodidacta y que me encanta.

 

«le dedico mucho tiempo a las personas a las que quiero»

 

Denisa Praje - Psicologa. YANMAG. Foto Berta Delgado

«soy una friki de las playlist, tengo una para cada situación»

 

– Un deseo que te gustaría se hiciera realidad

Me parece una pregunta muy difícil. Diría erradicar las condiciones que empujan a tantas personas a pedir ayuda psicológica. Sabiendo que de momento esto no se está dando, me gustaría que la atención psicológica en el ámbito público fuese más accesible, constante y con un enfoque científico. A nivel más personal, mi deseo es mantener cerca a las personas a las que quiero y seguir desarrollándome en el ámbito terapéutico.

 

 

«erradicar las condiciones que empujan a tantas personas a pedir ayuda psicológica»

 

Denisa Praje - Psicologa. YANMAG. Foto Berta Delgado

«me gustaría que la atención psicológica en el ámbito público fuese más accesible, constante y con un enfoque científico»

 

 

Más información

Denisa Praje TwitterInstagram LinkedIn

Movêre Psicología

 

 

Catregory

Rocío Bueno - Artista Visual

0 comments