Paula Guerra Cáceres – Presidenta de SOS Racismo Madrid

 

“En el estado español ningún partido político es antirracista”

 

Paula Guerra Cáceres es comunicadora social y presidenta de la asociación SOS Racismo Madrid. Su activismo antirracista comenzó en Chile defendiendo los derechos de las personas migrantes. En 2006 llegó a Madrid. Conocer la situación de las personas racializadas en España además de sufrir su propia concición de migrante, acrecentó su conciencia y compromiso.

Conversamos con Paula Guerra sobre el racismo estructural de estado y la postura de los partidos políticos que se presentan a las elecciones de este 2019.

Su discurso claro y contundente no deja indiferente a nadie.

 

– ¿Cuándo comenzó tu concienciación ante el racismo?
El racismo es una cuestión que siempre me preocupó, cuando vivía en Chile y mi chico era concejal -yo tenía 22 años o así- hicimos una denuncia pública en medios de comunicación debido a las pintadas racistas que aparecían en el centro de Santiago contra la comunidad peruana. Recuerdo que también contactamos con el embajador de Perú para ver cómo enfrentar la situación. Lo que pasa es que en aquella época mi visión del racismo era muy diferente de la que tengo ahora. Antes, mi postura era moral, pensaba que el racismo era una cosa de conductas individuales, de personas racistas. No vinculaba el racismo a una cuestión estructural e histórica. El racismo surge en Europa a partir de 1492 con el falso proyecto ‘civilizatorio’ de la Modernidad. A partir de ese momento se comenzó a utilizar la categoría racial para justificar la expansión imperialista y el colonialismo.

 

 

“Antes, mi postura era moral, pensaba que el racismo era una cosa de conductas individuales, de personas racistas”

 

Paula Guerra Caceres. Presidenta SOS Racismo Madrid. Foto: Berta Delgado. YanMag

“No vinculaba el racismo a una cuestión estructural e histórica”

 

 

– ¿Esa postura moral de la que hablas cree que el racismo sólo se trata de prejuicios?
Claro, ese es el enfoque clásico, y la conclusión que se desprende de ese enfoque es: si educas a la gente contra los prejuicios y estereotipos, el racismo se acaba. Falso. El racismo tiene unas implicaciones estructurales que van mucho más allá de los prejuicios y estereotipos. Cuando se habla de racismo la mayoría de las personas piensa inmediatamente en el racismo social, es decir, en el racismo que se expresa en la calle, en el trabajo, en los centros educativos, en el metro, etc. Esa visión no solo es errónea sino peligrosa.

 

Paula Guerra Caceres. Presidenta SOS Racismo Madrid. Foto: Berta Delgado. YanMag

“El racismo tiene unas implicaciones estructurales que van mucho más allá de los prejuicios y estereotipos”

 

– ¿Por qué crees que es una visión peligrosa?
Porque invisibiliza el problema de fondo: el racismo obedece a una cuestión estructural e histórica, no surge porque sí. Actualmente, en Europa y en el estado español este racismo estructural se expresa a través de instituciones, leyes, normativas y prácticas cuya finalidad no es otra que dividir a las personas en sujetos de primera y de segunda.

¿Quiénes son los sujetos de primera? Las personas blancas y europeas. ¿Quiénes somos los sujetos de segunda? Todas las personas que no entramos en esa categoría, a las que se nos sitúa por debajo de la línea de lo humano. Por eso dejan morir a nuestros hermanos y hermanas en el Mediterráneo, violan y explotan a nuestras hermanas moras en Huelva, nos encarcelan en el CIE, nos deportan, nos devuelven en frontera, nos paran y golpean en la red de transporte público, nos hacen controles por perfil racial en las paradas de metro y en la calle, nos maltratan verbalmente en las oficinas de extranjería, etc., etc.

 

 

“¿Quiénes son los sujetos de primera? Las personas blancas y europeas”

Paula Guerra Caceres. Presidenta SOS Racismo Madrid. Foto: Berta Delgado. YanMag

“¿Quiénes somos los sujetos de segunda? Todas las personas que no entramos en esa categoría, a las que se nos sitúa por debajo de la línea de lo humano”

 

 

 

– ¿La Ley de Extranjería es parte de ese racismo institucional?
Así es, la Ley de Extranjería es uno de los dispositivos racistas del estado español, porque nos somete a una serie de obligaciones a la vez que nos quita derechos. Entre otras cosas, esta ley está hecha para dificultar la obtención y renovación de los papeles y para entorpecer la obtención de la nacionalidad. Hace que las personas migrantes entremos en un círculo del que es muy difícil salir, por eso muchas personas se dedican a la manta, porque se llega a un punto en que es absolutamente imposible obtener los papales, por este mismo motivo también muchas compañeras migrantes se dedican al trabajo doméstico sin tener contrato, es un trabajo que las mantiene ocultas. Si tienes que sobrevivir, recurres a las únicas alternativas que se te presentan.

 

“la Ley de Extranjería es uno de los dispositivos racistas del estado español”

Paula-Guerra-Presidenta-y-portavoz-SOS-Racismo-Madrid-Antirracismo-YanMag

“Está hecha para dificultar la obtención y renovación de los papeles y para entorpecer la obtención de la nacionalidad”

 

 

 

– ¿Cuál sería otro dispositivo racista del Estado?
Los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE), cuyo amparo legal se lo da justamente la Ley de Extranjería. Los CIE se construyeron para encarcelar a personas migrantes que no han cometido ningún tipo de delito, por eso afirmo que son un dispositivo racista de Estado.

Voy a poner un ejemplo sencillo para que la gente lo entienda. Según el propio código penal español, no tener papeles constituye una falta menor equivalente a saltarse un semáforo en rojo. Si una persona autóctona se salta un semáforo en rojo la penalización que recibe es una sanción económica. La persona migrante, en cambio, ante una misma falta menor, es decir, no tener papeles, lo que recibe como sanción es su encarcelamiento, su privación de libertad, que se le despoje de sus pertenencias, se le aísle y se le maltrate física y verbalmente, tal como demuestran innumerables informes y testimonios de asociaciones que tienen acceso al CIE, entre ellas el propio SOS Racismo Madrid. Desde el CIE te pueden deportar a un país de origen al que no quieres o no puedes volver, o te pueden deportar sin tener en cuenta que en España lleves 20 o 30 años y que aquí tengas tu familia. ¿Una persona española aceptaría que por saltarse un semáforo en rojo la priven de libertad y la sometan a todo tipo de vejaciones?

 

ElDiario.es

 

 

“¿Una persona española aceptaría que por saltarse un semáforo en rojo la priven de libertad y la sometan a todo tipo de vejaciones?”

 

– La muerte de Mame Mbaye ¿ha supuesto algún cambio en las políticas municipales con respecto a los manteros en Madrid? 
Según lo que afirman los propios compañeros del Sindicato de Manteros, no. El Ayuntamiento de Madrid no ha mostrado ningún cambio en sus políticas. Por el contrario, meses después de la muerte de Mame Mbaye, víctima de la Ley de Extranjería que le condenó a la manta, el Ayuntamiento sacó una campaña publicitaria contra la venta ambulante, criminalizándoles todavía más. Fue una campaña ruin, utilizaron imágenes del mar sabiendo que muchos hermanos manteros han llegado en patera arriesgando sus vidas y que millones han muerto en el Mediterráneo.

Sólo retiraron la campaña cuando comenzaron a recibir críticas por parte de algunos colectivos. Al comienzo yo no daba crédito que alguien hubiese aprobado una campaña de este tipo. Después piensas: “Claro, ¿qué sabe esta gente de racismo?“. Oprimirles no les oprime ni el zapato. No saben lo que es el racismo institucional y social porque nunca lo han sufrido, por eso incluso niegan la opresión racial. Normal que aprueben campañas miserables como esa.

 

“El Ayuntamiento de Madrid no ha mostrado ningún cambio en sus políticas”

Mame-Mbaye-ElDiarioes-Olmo-ElDiarioEs

ElDiario.es

 

“Sacó una campaña publicitaria contra la venta ambulante, criminalizándoles todavía más”

 

 

– Últimamente hay preocupación por el auge de la extrema derecha en España, pero por lo que comentas las políticas racistas vienen desde antes y se dan independientemente del signo político.

No existe un ‘auge’ de la extrema derecha, como tampoco existe un ‘auge’ del racismo. Es la misma derecha y el mismo racismo de siempre. Eso lo sabemos muy bien las personas migrantes que sufrimos opresión racial desde mucho antes que se fundara VOX y lo saben muy bien las personas españolas racializadas que a pesar de haber nacido aquí sufren racismo desde siempre. Hay que recordar que la Ley de Extranjería tiene su origen en los años 80, mismo periodo en que surgen los primeros CIEs…. ¿existía VOX en esa época?

Las concertinas se instalan por primera vez en la Frontera Sur en 2005. Las circulares internas que se enviaron desde el Ministerio del Interior a distintas comisarias exigiendo cantidades concretas de detenciones por perfil racial son de 2008 y 2010. Tampoco existía VOX en esa época. Y así, puedo seguir enumerando una larga lista de ejemplos. VOX dice de forma abierta lo que otros han dicho mediante leyes, decretos y normativas. Vivimos en un sistema-mundo estructuralmente racista, por eso nos encontramos con racismo no solo entre los grupos conservadores, sino también en ambientes progresistas, en movimientos que se autodefinen de izquierdas, feministas, ecologistas, etc. En este contexto, el peligro de VOX radica en el hecho de que legitima a nivel público un discurso racista que, sumado al racismo que ya existe a nivel institucional, puede derivar en un incremento o intensificación del racismo social.

 

“VOX dice de forma abierta lo que otros han dicho mediante leyes, decretos y normativas”

 

“El peligro de VOX radica en el hecho de que legitima a nivel público un discurso racista que, sumado al racismo que ya existe a nivel institucional, puede derivar en un incremento o intensificación del racismo social”

 

– ¿Qué le responderías a esa gente que dice “si tanto les molesta España, que se vayan”?
Primero, que las migraciones están estrechamente vinculadas con los procesos coloniales. Lo dijo Angela Davis en su última visita a España: las decisiones que llevan a las personas del sur global a venir a Europa no son individuales, son decisiones que están marcadas por la presencia histórica del colonialismo, el esclavismo y el capitalismo en los países de origen. Por lo tanto, antes de exigir que disminuya la llegada de personas migrantes, Europa debería revisar primero su responsabilidad histórica con los países del sur global y sus actuales políticas neocoloniales. Es inaceptable que a la vez que expolia y saquea las riquezas de nuestros países, luego se queje de nuestra llegada. Segundo, que yo, como Paula Guerra, ejerzo mi derecho a vivir donde me plazca. Y al que no le guste, que se joda.

 

“Europa debería revisar primero su responsabilidad histórica con los países del sur global y sus actuales políticas neocoloniales”

 

Paula Guerra Caceres. Presidenta SOS Racismo Madrid. Foto: Berta Delgado. YanMag

“Es inaceptable que a la vez que expolia y saquea las riquezas de nuestros países, luego se queje de nuestra llegada”

 

 

 

– Las personas migrantes sin papeles no pueden votar, ¿es por eso que hay menos interés por parte de los partidos políticos en crear leyes que regularicen su situación?
Hay que partir del hecho de que en el estado español ningún partido político es antirracista. Ninguno. Ni siquiera los que se autodefinen de izquierdas, que siguen sosteniendo que la clase es el sistema de opresión por excelencia, y que luego, tal vez, le sigue la opresión de género. Estos partidos no se interesan por lo que venimos diciendo desde los movimientos antirracistas: que el racismo es un sistema mayor de opresión, tanto o más fuerte que el sistema de opresión de clase y de género.

 

 

 

“En el estado español ningún partido político es antirracista”

 

 

 

– Entonces, ¿os oprime más lo racial que la clase o el género?

Claro, en el estado español un hombre negro, sudamericano o moro puede sufrir más opresión racial que de clase, o que una mujer negra, gitana o asiática puede sufrir más opresión racial que de género.

A mí lo que me define en el territorio español es mi condición de migrante, no de mujer. Eso me quedó claro a los pocos meses de llegar. Pero no les interesa escuchar esto. A estas personas progresistas, de izquierdas, yo les diría: “Mira, si te defines como antirracista, actúa como tal, renuncia a parte de tus privilegios y cede espacios“.

Estos partidos y sus dirigentes deberían potenciar la presencia de personas migrantes/racializadas en puestos de representación pública, ceder espacios para que seamos nosotras quienes hablemos por nosotras. Pero ceder de verdad, no colorear sus listas con nuestros nombres, sino jugársela para que haya personas migrantes/racializadas hablando por nosotras. Estamos un poco hartas de ver a la blanca o al blanco hablando sobre nuestros problemas, como si fuésemos menores de edad, pobres personas incapaces de articular un discurso, incapaces de hablar por nosotras mismas.

 

Paula Guerra en el coloquio “Mujeres migrantes en el ejercicio de su ciudadanía”

 

“Estamos un poco hartas de ver a la blanca o al blanco hablando sobre nuestros problemas, como si fuésemos menores de edad, pobres personas incapaces de articular un discurso, incapaces de hablar por nosotras mismas”

 

 

– ¿Estás de acuerdo con que el movimiento antirracista entre a los partidos políticos?
Estoy de acuerdo con utilizar todas aquellas herramientas que la institución nos proporcione para mejorar nuestras condiciones materiales de vida y para cambiar el relato que se ha hecho sobre nosotras. Me parece absurdo que, por un lado, exijamos que exista una mayor representación de personas racializadas en el poder judicial, en los medios de comunicación, en el arte, en la televisión, en el teatro, etc., y que, por otro, cuando se habla de puestos de representación política, salga un coro de voces para oponerse. En mi opinión, esa es una posición purista e ingenua.

Si hablamos de que es necesaria una mayor representación nuestra dentro del estado español, ésta se debe dar en todos los niveles.

Te pongo un ejemplo: ¿por qué voy a estar de acuerdo con hacer una marcha para derogar la Ley de Extranjería, pero no voy a estar de acuerdo con que una persona migrante/racializada sea diputada y pelee desde dentro del mismo congreso la derogación de esta ley? Para mí la lucha antirracista debe estar en la calle y en la institución. Y celebro y aplaudo las iniciativas que surgen desde y hacia ambas vías.

 

 

“La lucha antirracista debe estar en la calle y en la institución”

 

 

– ¿Cuál es el reto al que se enfrenta SOS Racismo Madrid?
Creo que nuestro principal reto ahora mismo es conseguir que lucha antirracista comience a llegar a los sectores menos politizados de la población migrante y racializada. Ahora nuestro discurso es fuerte y ha conseguido calar bastaste en los colectivos donde participan personas migrantes y racializadas, también ha conseguido calar en colectivos afines y en medios de comunicación.

Sin embargo, hay todavía una inmensa mayoría de personas que sufren el racismo institucional y social pero que no forman parte de la lucha antirracista. Es importante llegar a esa parte de nuestra población a la que no estamos llegando. Siempre lo digo, la única manera de combatir el racismo es conseguir que la lucha antirracista sea masiva. Solo si es una lucha masiva podremos convertirnos en un grupo de presión hacia el poder, o acceder a espacios de poder desde donde dar pasos que vayan encaminados a cambiar el relato que se ha hecho de la historia y de nosotras, y desde donde podemos llevar adelante medidas que permitan mejorar nuestras condiciones materiales de vida. Por esto, siempre digo que el movimiento antirracista tiene que tener un pie en las calles y en la denuncia, y otro en la institución.

 

“La única manera de combatir el racismo es conseguir que la lucha antirracista sea masiva”

 

– ¿Qué supone para ti ser presidenta de SOS Racismo Madrid?
Un desafío enriquecedor y un proceso de gran aprendizaje gracias a mis compas activistas de SOS Madrid y a mis compas de otros colectivos afines. Debo decir que dentro del movimiento he conocido a personas maravillosas, personas que no solo se han convertido en mis amigas, sino también en mis hermanas. De estas personas he aprendido muchísimo y sigo aprendiendo. Me siento muy orgullosa de compartir espacio de lucha con ellas.

 

 

 

“De estas personas he aprendido muchísimo y sigo aprendiendo. Me siento muy orgullosa de compartir espacio de lucha con ellas”

 

 

 

 

Más información

SOS Racismo Madrid

Twitter @sosracismomad

Instagram @sosracismomad

Twitter Paula Guerra @PaulaGuerra_C

Lee la entrevista con Moha Gerehou – Ex Presidente de SOS Racismo Madrid y Federación SOS Racismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

0 comments

ÚLTIMA PORTADA

Niños Gratis
Editorial
"El texto es territorio salvaje
como el mar o el monte,
no hay quien le ponga puertas"

Entradas recientes

Suscríbete